Agosto está acabando y, con él, el veranito… Puede que durante las vacaciones hayas decidido comprar una mascota a la vuelta. Pero, ¿has pensado que hay muchos animales abandonados que están esperando poder vivir en un nuevo hogar?

A diferencia de otros países europeos, donde las tasas de abandono de animales son ridículas, en España el número de mascotas que se quedan sin hogar crece año tras año (en torno a 200.000). En cajas de cartón, metidos en bolsas, atropellados, maltratados, ateridos de frío o deshidratados por el calor… Infinitas y terribles son las formas en las que son abandonados los animales que llegan a las protectoras. Si bien estos abandonos se producen en cualquier época del año, en los meses de verano aumentan considerablemente, por lo que ahora mismo las perreras y protectoras están desbordadas.

En la mayoría de los casos, la gente deja a su mascota abandonada a su suerte porque supone un estorbo. Ya se han aburrido aburrido de ella y, desde luego, no piensan sacrificar sus vidas –y menos las vacaciones- por su culpa… Ahora, en pleno verano, es frecuente ver a perros cruzando la carretera en busca de su dueño. Estas situaciones, que nunca deberían producirse, deberían concienciarnos sobre la adopción de animales.

Por eso, si estás pensando en hacerte con un nuevo amigo peludo, ¡no lo dudes!, ve a la protectora de tu ciudad porque te encontrarás con miles gritándote “¡Quiéreme!”. Pero, recuerda que no solo dicen quiéreme, también dicen cuídame, paséame, mímame, cepíllame, llévame al veterinario… y muchas otras obligaciones que conlleva adquirir un animal.

La llegada de un animal de compañía a la familia debe ser un acto madurado y muy meditado porque son animales cargados de ilusión, cariño, compañerismo y fidelidad y, por eso, debemos estar seguros de poder ofrecerles la vida digna que como seres vivos se merecen.

Aquí te dejamos el decálogo del adoptante responsable que ha elaborado la Fundación Affinity:

  1. Compromiso. Adoptar es para siempre.
  2. Decisión. Decide tú y los que te rodean.
  3. Reflexión. Adoptar por impulso es un error. Tómate tu tiempo… Es una decisión muy importante.
  4. Aprendizaje. Cada animal es un mundo. Descubre qué necesita: educación, cuidados, afecto, actividad…
  5. Información. Pide consejo a las protectoras.
  6. Oportunidad. Solo tú puedes darle una segunda oportunidad.
  7. Responsabilidad. En lo bueno y en lo malo.
  8. Preparación. Entiende las obligaciones que vas a tener.
  9. Solidaridad. Hay más de mil millones de razones para adoptar.
  10. No lo abandones. Él nunca lo haría.

“Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”

Mahatma Gandhi