¿Sabías que dormir desnudo puede tener grandes beneficios para tu salud? Si no lo sabías, aquí te explicamos algunos de ellos.

  • Ayuda a dormir mejor: a veces, el insomnio puede estar relacionado con una mala regulación de la temperatura corporal, la cual se ve afectada por la ropa con la que dormimos. Es decir, dormir con pijama aumenta la temperatura corporal y puede afectar al ciclo del sueño; sin embargo, dormir desnudo hace que la temperatura corporal descienda y ayuda a que nuestro sueño sea más plácido y reconfortante. Además, dormir sin pijama es mucho más cómodo, lo que también ayuda a dormir mejor.
  • Es más saludable: dormir desnudo previene el aumento de la presión arterial y del colesterol, regula el apetito, las interrupciones del sueño o la bajada de la libido. Además, dormir muy abrigado obstaculiza el proceso de reparación nocturna de los huesos, los músculos y la piel.
  • Adelgaza: la grasa marrón, aquella que protege al cuerpo contra el aumento de peso, ayuda a quemar el exceso de calorías al generar calor. Así, dormir desnudo y con un poco de “fresco” produce la activación de la grasa marrón, ayudando a perder peso a un ritmo mucho más rápido.
  • Te mantiene joven: las hormonas anti-envejecimiento y la melatonina, una sustancia que ayuda a regular nuestros ciclos del sueño, se liberan mucho más fácilmente si tenemos una adecuada temperatura corporal. La mejor forma de lograrlo es… ¡dormir desnudo!
  • Mejora la circulación: las cinturas elásticas de los pantalones del pijama, los puños de las mangas o los pliegues en los camisones provocan una mala circulación de la sangre. ¿Solución? ¡Fuera ropa!
  • Mejora la autoestima: si no estás del todo satisfecho con tu cuerpo, ¡prueba a dormir desnudo! Este acto tan simple ayuda a mejorar la confianza y la autoestima, ya que así nos acostumbramos a ver nuestro cuerpo tal cual es cada noche al irnos a dormir.
  • Disminuye el riesgo de diabetes: dormir sin pijama y con una temperatura fresca (que no fría) ayuda a mantener una mayor estabilidad de los niveles de azúcar en sangre y a mejorar la sensibilidad a la insulina.
  • Protege tus órganos sexuales: dormir sin pijama puede reducir algunos problemas femeninos como, por ejemplo, las infecciones por hongos, y, en los hombres, mejora la fertilidad. Así, para hombres y mujeres esta puede ser una de las mejores excusas para dejar atrás el pudor y dormir totalmente desnudos.
  • Mejora la vida sexual: dormir piel con piel libera la hormona del amor, la oxitocina, lo que hace que nos despertemos mucho mejor al día siguiente, con mejor humor y, por supuesto, con más ganas de hacer el amor. Además, dormir desnudos puede ayudarnos a crear intimidad con nuestra pareja.
  • ¡Te ayuda a ahorrar!: tanto el coste de la compra de pijamas como el de la electricidad y el agua que inviertes en lavarlos desaparecen si cada noche duermes sin él. ¡Di adiós al pijama!

Aunque la idea de dormir sin ropa pueda parecer extraña al principio, con el tiempo te gustará tanto y te sentirás tan cómodo que ya no la echarás de menos. ¡Prueba a deshacerte de la ropa por la noche!

Fuente: Muy Interesante